Demostraciones que los pensamientos, emociones e intención afectan la materia y los cuerpos vivos e inertes

cuantico1

Aplicaciones prácticas y derivaciones de este conocimiento del campo cuántico

Analizaremos algunas aplicaciones prácticas y derivaciones de este conocimiento del campo cuántico para salir de la mera teórica y poner este conocimiento a trabajar para el mejoramiento de nuestras vidas e impulsar realmente nuestra evolución en cuerpo, alma y Espíritu

Ya hemos mencionado  que la física cuántica ha demostrado  que la energía de nuestros pensamientos y la energía de la materia   interactúan entre ellas, cómo interactúan  dos cuerpos sólidos en el mundo macroscópico.

Y los pensamientos de una persona  influir decisivamente  en el comportamiento de una partícula sub-atómica. Algo  plenamente demostrado en el laboratorio de física con la experiencia de la “paradoja de la cerradura”.

De esta manera podemos concluir  que nuestros pensamientos y emociones afectan e influyen definitivamente sobre el campo cuántico a nuestro alrededor. en la materia. A nivel sub-atómico.

Y esta influencia subatómica naturalmente se reflejará también -a su debido momento- en el mundo macroscópico.

Pero la demostración de este hecho del impacto de  los pensamientos y emociones (Voluntad e INTENCIÓN) sobre  la materia la entregó  el naturalista e investigador Japonés Dr. Masaru Emoto con sus diversas experiencias con  el agua. Y no solo el agua sino también con  los alimentos como el arroz..

El agua frente al estímulo externo de pensamientos y emociones – usando como medio la palabra hablada, pensada,  o escrita – de  forma individual o grupal recibía el  impacto de estos estímulos mentales.

Y se le   fotografiaba posteriormente con un microscopio de campo oscuro.

El agua natural de cascadas y vertientes mostraba al microscopio bellas formas hexagonales  de forma espontánea y natural que no estaban presente en el agua de las ciudades que era extraída  de los grifos o de las tuberías de agua potable.

Pero esta última al ser estimulada con pensamientos INTENCIONADAMENTE Y CON VOLUNTAD con pensamientos y emociones positivos como “amor, paz, gracias”  – usando como medio la palabra hablada, pensada,  o escrita – de  forma individual o grupal,   formaba igualmente estos mismos cristales bellos que tenía el agua de vertientes o natural.

El agua destilada que tampoco  poseía  estos hermosos cristales hexagonales microscópicos al ser estimulada INTENCIONADAMENTE Y CON VOLUNTAD con pensamientos y emociones -POSITIVOS  usando como medio la palabra hablada, pensada,  o escrita –  igualmente  formaba bellos cristales armónicos hexagonales.

Cuando estos estímulos eran las palabras de paz, armonía, agradecimiento o amor, etc.

Y cuando se aplicaban estímulos negativos como las palabra. estúpido, guerra, odio, muerte, me das asco, etc., formaban  cristales de feas figuras, deformes o des armónicas

El Dr. Emoto comprendió  que lo que producía estos efectos en el agua era el PENSAMIENTO y la INTENCION (Voluntad) de la persona que generaba ese estímulo benéfico o maléfico en el agua destilada

Igualmente el estímulo de las palabras estúpido varias veces al día sobre  una porción de  arroz cocido y  herméticamente sellado en un frasco de vidrio dio origen a un arroz negro y de olor fétido al cabo de un semana.

Las  palabras  “gracias” y “te amo” en otra porción del mismo arroz, en  otro frasco repetida sobre él  la misma cantidad de días dio origen a un arroz blanco rosado que al  abrirlo presentaba  un olor agradable.

La ciencia de cómo esto ocurría no fue plenamente entendida, conocida o explicada por el Dr. Emoto.

Pero analizando todos los planteamientos de la física cuántica y los pensamientos vertidos en diversas partes de este sitio web evidentemente se trata de energía (pensamiento con voluntad o intención)  interactuando con otra  energía (la materia del agua o del alimento) que se evidenció  en las figuras de los cristales de agua.

O en la putrefacción y buen olor o  fetidez en  el caso del  arroz

Esto nos hace pensar en el significado importante que ha tenido  en el  pasado -en todas las religiones- al agradecimiento y  la bendición del alimento antes de comer en la mesa.

El Dr. Emoto creó también  un agua especial llamada HADO (significa vibración o energía (1)) con la cual comenzó a aliviar enfermedades de muchas personas.

Evidentemente esta “agua HADO (vibración)”  contenía propiedades que armonizan el campo cuántico sub-atómico de la personas que la bebe  provocando su curación.  No existe otra explicación.

Pero esto también  nos recuerda todo lo vinculado con los estímulos externos  de los  pensamientos y emociones – usando como medio la palabra hablada, pensada,  o escrita – de  otras personas sobre el planeta que es más del 70 % de agua. Y sobre nosotros mismos  que somos  más del 90 % AGUA.

La oración grupal en una iglesia o fuera de ella pidiendo por la salud o bienestar de una persona. O un grupo de indígenas americanos pidiendo por lluvia en los campos.

Y nos recuerda la importancia que se le daba antiguamente -en occidente- y todavía tiene – en Oriente-  a la bendición de una persona santa por sus palabras, gestos, pensamiento, e intención sobre otra.

Un sacerdote o un monje o alguien espiritualmente avanzado  o purificado diciendo bendiciones sobre otra persona.

Y el terror  que antiguamente se le tenía -en occidente- y todavía se le  tiene – en Oriente-  a la maldiciones verbales.

Pero también nos hace pensar en el efecto benéfico de agua “bendita” por una persona elevada  espiritualmente   tan importante antiguamente  -en occidente- y todavía – en Oriente.

Y del   efecto curador de las grutas santas como Lourdes, y de algunos ríos sagrados,  como el Ganges o el Nilo.

Pero asimismo   nos  recuerda claramente el uso que hacían del agua magnetizada los mesmeristas. Un agua extraída de un río  o  vertiente sobre la cual se depositaban todas las intenciones de curación y salud para la persona enferma. Mirándola fijamente y apuntando hacia ella con los dedos pulgares o índices. Y luego hacían beber de esta agua al paciente por varios días.

Estos mesmeristas  -mucho de ellos fueron  también  hermetistas-  del siglo XVII al siglo XIX relatan que podían curar y apoyar la recuperación de las  enfermedades crónicas con esta agua. Así como relata el Dr. Emoto que ha hecho Japón con su agua HADO bebida por los enfermos.

Esto  se puede  leer todavía en los reportes antiguos del Barón Puysegur, y Deleuze,   y otros que hicieron uso extensivo de estos procedimientos.

Pero no solo usaron agua, sino también “cargaron” de esta misma forma con energía cuántica   -estimulante, armonizadora  y curadora- anillos, medallas, gemas o piedras preciosas, alimentos, vino, objeto diversos, etc.

El impacto de los pensamientos negativos también nos hace reflexionar sobre el  efecto devastador que puede tener sobre nuestro propio campo cuántico personal (energético)  el  ambiente o las habitaciones de una casa donde hubo gente con pensamientos destructivos, dañinos,  de odio o miedo a la muerte y desesperación.

Aquellos muebles, espejos que miraron, objetos y ropa que se  usaron, las habitaciones que ocuparon,  las sillas donde se sentaron,  la cama donde durmieron. Toda esa materia es energía que subatómicamente puede  estar desorganizada y des armónica  con esos pensamientos y emociones y  afectar la integridad de nuestro propio cuerpo cuántico.

Me he topado con  autores tan lejanos como el siglo XVII en Alemania y el siglo XIX  en Inglaterra  (Van Helmont y Francis Barret)  que advirtieron de lo poco aconsejable que era habitar en esos ambientes u ocupar tales objetos..

Y esto explica lo dañino y repulsivo que ciertos grupos considera al pensar  en comer carne de animales sin estar seguros que NO  fueron sacrificados en agonía, sufrimiento, rabia y dolor.

Cargadas con esas emociones de desesperación.

En la zona rural de Pennsylvania y Nueva York la tradición del Pow Wow usaba cosas similares al bendecir agua consagrada con alguna oración de la Biblia y hacer beber de ella al enfermo.

Y al cargar intencionadamente con deseos de recuperación de la salud y bienestar  -tal como hizo el Dr. Emoto más de cien años después con el agua- una manta llena de palabras curadoras supuestamente sagradas en  lengua griega que ubicaban luego sobre el cuerpo de la persona enferma.

Y lo mismo hacían estos practicantes del Pow Wow Estadunidense al instalar figuras geométricas hermosas llenas de colores -que aún se ven algunos lugares de Pennsylvania-  sobre las puertas de los graneros y establos para proteger a los animales de las enfermedades y plagas.

El uso de los Talismanes  y Amuletos en toda la tradición mágica europea y también cristiana y  pre cristina tiene probablemente los mismos orígenes: . Usados como vehículos de energías mentales y sentimientos poderosos de curación, bienestar y éxito,   que traen y armonizan con ello el campo cuántico y energético del portador.

De allí también nacen  todas  las varitas “mágicas” o de “poder” que también fueron utilizadas por los mesmeristas franceses, ingleses, alemanes, estadounidenses, hasta finales  del siglo  XIX, .para ayudar a la curación de los enfermos

Tradiciones que el día de hoy están prácticamente perdidas, muertas y olvidadas, excepto por los escritos que dejaron  quienes supieron fabricarlas,  y usarlas.

Nosotros en la Academia Hermética mantenemos completamente vivo este conocimiento y lo enseñamos en cursos especializados a nuestros miembros y estudiantes. Para modificar positivamente los campos cuánticos de enfermos, personas deprimidas, faltos de valor, y muchas otras cosas más.

Y también tenemos un conocimiento exacto del poder de la sugestión mental y la hipnosis -que denominamos “estado unbalance” para un impacto positivo tanto en la mente de otros -o de nosotros mismos- como para reforzar el campo cuántico cuando hay necesidad de ello en caso de enfermedad o debilidad de los órganos físicos. Y trabajamos coordinadamente con la Sociedad Chilena de Hipnoterapia (HIPNOMÉDICA) en esta área.

En el curso denominado “Hipno-cuántica”. Allí se enseña como modificar positivamente los campos cuánticos de enfermos, personas deprimidas, faltos de valor, y muchas otras cosas más.

Y asimismo en coordinación con la Sociedad Chilena de Hipnoterapia (HIPNOMÉDICA) enseñamos en nuestros cursos el poder de la sugestión mental y los “estados unbalance” o “crepusculares de la mente”- para conseguir un impacto positivo tanto en la mente uno mismo como de otros así como para reforzar -simultáneamente- el campo cuántico cuando hay necesidad de ello en caso de enfermedad o debilidad de los órganos físicos.

La física cuántica nos permite entender la ciencia real que hay detrás de todo esto. Apartando gracias a un entendimiento de ella toda la ignorancia, oscuridad  y  superchería que la gente  atribuyó  a estas cosas.

El efecto  placebo que tan frecuentemente encontramos al estudiar la hipnosis y que se da día a día en el área de la medicina es una extensión de lo mismo.

Y las “sugestiones hipnóticas” que damos en “estado unbalance o de estado mental crepuscular” -como llamamos actualmente a la hipnosis curativa y benéfica-   para restablecer la salud de alguien obedece al mismo principio

En el curso de hipnosis de emergencias donde enseño en la Sociedad Chilena de Hipnoterapia (HIPNOMÉDICA)  una dinámica curativa llamada la “Técnica de Oswald Wirth” que es una técnica que él  combina  sugestión de la mente (palabra y pensamiento) JUNTO con la  energía personal bienintencionada  curativa proyectada por el brazo derecho de quien está ayudando hacia  alguien que sufre alguna molestia dolor o sangra miento corporal.

Cuando yo la he  enseñado y  mostrado a mis alumnos es impactante de observar. Hay un video que hemos subido a este sitio web donde se puede apreciar

 NOTAS

(1) La vibración  (energía) es uno de los principios fundamentales del hermetismo milenario. Una ley fundamental de todo el universo. Y corresponde a una de las 7 leyes universales que se pueden  revisar en este sitio web de la Academia Hermética. En la India se le denomina “prana” (energía vital)